17 de noviembre de 2011

Bueno.

No podemos pretender gustarle a todo el mundo, no. Es imposible, y sería aburrido. Muchas veces nos dicen las cosas de golpe, y no, a nadie gusta. Cada uno de nosotros tenemos que saber tomarnos las cosas bien, y como un simple consejo o defecto, siempre y cuando, la otra persona lo diga con educación, sin perder las formas. Una persona con toda la razón del mundo, si no actúa de la forma adecuada, con educación y respeto, esa razón que tenía se esfuma como el humo. Lo mejor es aprender de la gente que lo dice todo educadamente, y pasar de esa gente, que a lo mejor lleva razón en el contexto de la frase, pero no en las formas.